Gap WordPress Theme
Minimalistic Grid Portfolio Theme

In sem justo, commodo ut

Praesent vitae arcu tempor

Sed convallis magna eu sem

Class aptent taciti sociosqu ad litora

Integer tempor

Class aptent taciti sociosqu

Pellentesque a augue at massa

Nulla non arcu lacinia neque faucibus

Suspendisse varius pretium massa, vel adipiscing massa porttitor quis.

Mauris tempus

Phasellus varius

There are many variations

Posted by admin on

Síguenos

Cultura, Cultura, Eventos

Carnavales ayer y hoy – Parte 1

Foto: Panamá Vieja Escuela -

¡Es tiempo de celebración!. Los carnavales, la fiesta más esperada ya está aquí, cargada de donaire y esplendor. Durante 4 días en todas las provincias se estarán celebrando los carnavales en la República de Panamá, fiesta caracterizada por su brillo, lujo, esplendor y hoy día, excesos, que para muchos rompe con la tradición carnavalesca de su origen.
Los primeros carnavales capitalinos se realizaron en la época Colonial. Grandes grupos de individuos se disfrazaban de rey y reina, de soldados y conquistadores, esclavos e indios que partían desde playa Peña Prieta, mejor conocida como Avenida Balboa, hasta parte de lo que hoy es el Parque de Santa Ana, simulando batallas. Pero no fue hasta 1910 cuando el alcalde capitalino, José Agustín Arango, los hizo oficiales.
Dicha celebración debía ser encabezada por la realeza, por lo que fue necesario elegir una reina y fue así como Manuelita Vallarino se convirtió en Manuelita I, soberana de los primeros carnavales en la ciudad de Panamá. Para Manuelita Vallarino de Morrice (q.e.p.d.), quien fuera entrevistada 43 años después de ese glorioso carnaval de 1910, dijo “esas fiestas la llenaron de mucho orgullo por la grandeza con la que fueron realizadas”, en su propias palabras “un verdadero certamen de cultura”.
Año tras año las sucesoras de Manuelita Primera fueron desfilando en cada una de las festividades en una época donde eran muy populares las comparsas callejeras con toldos y bailes en áreas como El Chorrillo, las reinas cargadas de elegancia, sencillez, inteligencia, dulzura y bondad, lograban año tras año ganarse el cariño y el corazón de todo el pueblo panameño.
El pueblo, por su parte, establecía bandos que seleccionaban un tema específico, recordando el ataque de los piratas a la antigua ciudad de Panamá, el levantamiento de los esclavos cimarrones o bien satirizando a la realeza española. La izada de la bandera del carnaval se daba el 20 de enero, día de San Sebastián y a partir de este día, transcurrían los cuatro días propios del carnaval.
Uno de las tradiciones de esta época para quienes transitaban por las calles del arrabal, era que debían pagar ¨peaje¨ a cada uno de los ¨cuarteles¨ o puestos instalados por los bandos o grupos (después llamadas tunas) que cobraban 1 centavo que eran destinados a sufragar los gastos de disfraces, juegos de cintas y sobre todo aguardiente.
El arranque propio del carnaval ocurría el martes de carnaval en donde los juegos con agua y harina, así como las comparsas se tomaban las calles desde la mañana hasta horas de la tarde. Agua clara o teñida de añil se lanzaban a las personas, ocurriendo algunas veces que el juego se transformara en gresca, formándose grandes combates en donde el agua y la harina eran las armas de batalla.
Posiblemente una de las costumbres más enternecedoras y galante de los carnavales tradicionales era el que los jóvenes tiraran a las damas, huevos de pascuas llenos de agua perfumada, con lo cual llamaban la atención de las mismas.
A las cuatro de la tarde, las carrozas alegóricas efectuaban su recorrido por la Avenida Central, mientras que las plazas y los balcones lucían sus mejores galas.
En las noches las tunas invadían las calles. Mujeres engalanadas con nuestro traje típico, la pollera, mientras los hombres vestían de manera variada. Era así, al son de palmas y tonadas y alumbrados con velas y unos cuantos tragos de alcohol para celebrar, que empezaba la cantadera y muy alegres recorrían las calles de la ciudad.
Los carnavales desde esa fecha se han celebrado tanto en la capital como en el interior del país, con igual entusiasmo siempre impregnados de elementos muy panameños y que han hecho que los mismos sean reconocidos a nivel mundial.

Mira mas fotos del recuerdo desde tu dispositivo móvil Claro visitando la página de Panamá Vieja Escuela